Menos basura, por favor

Photo by Lacey Williams on Unsplash

Nos movemos por modas o por lo que hace nuestro círculo más íntimo/cercano. Eso es así nos guste o no. Y hoy vengo a comentar un tema que hace tiempo que me ronda la cabeza: El Zero Waste (Cero Residuos). O cómo ser más ecologistas.

Consiste en no crear más basura de la necesaria porque con reciclar no basta. ¿Y es posible no crear basura si vivimos en una sociedad del aquí y ahora? Sí, es posible. Y no, no es difícil, solo hay que pararse cinco minutos a pensar, si es que te interesa hacer algo más por el planeta en el que vivimos y que vamos a dejar en herencia a nuestros hijos/sobrinos/nietos. Pero para no tirar hay que ser consciente y no consumir. No nos volvamos locos. No se trata de vivir con lo justo y necesario como hacían nuestros antepasados más cercanos, se trata de tomar conciencia con lo que compramos.

Voy a dejar aparte el tema del coche y del reciclado porque creo que esa guerra ya está batallada. Ya sabemos lo malo del primero y las bondades del segundo.

Uno de los movimientos que he visto últimamente entre la gente que sigo por redes es el de #desnudalafruta. Ve a tu supermercado de siempre y date una vuelta por la sección de verdulería/frutería y verás que muchos de estos productos están envueltos el plásticos innecesarios o los venden el packs: cebollas, naranjas, plátanos, aguacates… y si tienen venta a granel, aunque sea el mismo producto de la misma huerta, sale más caro suelto que en el envase de poliespán. Absurdo.

1366_2000.jpg
Foto by Directoalpaladar

Desde mi casa, lo que intentamos hacer es comprar la fruta y verdura en la frutería que tenemos calle arriba. Primero por precio, es más barata que el super. Segundo por calidad. Y tercero por confianza: no me ponen ninguna pega cuando voy con mi bolsa de tela y saco mis propias bolsas (recicladas de otras compras) para meter lo que compro. Otra de las cosas que hacemos en casa con las bolsas es reutilizarlas para congelar, para recoger las cacas del gato o para las papeleras de los baños.

Uno de los productos que más contamina y que está por todas partes son las botellas de plástico. Es casi imposible no recurrir a ellas, están por todas partes, sobretodo en bebidas y productos de limpieza. Para lo segundo sería interesante indagar más en las tiendas de productos de limpieza ecológicos, pero para lo primero, si lo que más consumes es agua, una buena botella de aluminio o de plástico reutilizable o un termo sirve para llevarla encima para el trabajo o para el bolso.

El problema viene con las garrafas de agua. Recuerdo de pequeña que mis padres compraban garrafas de cristal que devolvían a la tienda junto con los cascos de la cerveza y te devolvían una pequeña parte del dinero. No creo que sea muy difícil volver a ello, aunque para eso hace falta voluntad por parte de las personas, claro. Otra cosa que estaría muy bien es que los supermercados españoles copiaran a los alemanes y tuvieran un sistema de reciclado en el que metes una botella de lo que sea y por cada botella te da unos cupones canjeables en caja. Recuerdo que a nosotros nos llegaron a descontar 5€ en una compra.

Y como mujer que soy, una de las cosas que más me preocupaba era la menstruación y la basura que genera. Lo primero que me vino a la mente fueron las compresas de tela, pero sinceramente, no son para mi, no estoy dispuesta a pasarme media vida lavando esas ¿prendas? “Para eso está la lavadora, guapa” Ya, pero todas sabemos que cuanto más tardes el lavar sangre, menos sale, aunque sea en lavadora.

Luego leí sobre unas braguitas que absorben el flujo, pero me pareció más de lo mismo y lo descarté.

Y por último, la copa menstrual. Sí, esa cosa tan de moda últimamente. Eso o pasa como cuando una amiga te dice que está embarazada y automáticamente ves embarazadas por todas partes. Bueno, el caso es que leí, leí y leí, pero al no venir de una persona de confianza y miedo a preguntar a las amigas (sí, este tema es tan tabú que nos da cosa preguntarnos por si molestamos) me quedé con el runrún… Hasta que mi maravillosa Coquito escribió un post explicativo sobre su experiencia y me lancé a la piscina. He de decir que solo la he probado un mes y estoy muy contenta con ella. Aparte de las bondades que promete, es una manera de conocer un poco más el cuerpo de una.

LilyCup-1140x855.jpg
Foto by @CocolaCoquette

Hace unos meses, gracias a una chica de Snapchat, me enteré de que algunas estaban sustituyendo los típicos discos desmaquillantes por muselinas de bebé. Me di de bruces contra un problema de consumo y residuos que no había caído. Empecé a pensar en qué podía usar para no ir a comprar nada y michico me dio la solución: una toalla de microfibra que estaba olvidada entre las toallas porque era pequeña (la uso en verano cuando vamos a la playa para limpiarnos las manos de la crema).  ¡Y oye, que funciona! No tenía porqué no funcionar, claro. Es cómoda, suave y como no me maquillo en exceso, con un trocito de tela tengo suficiente y solo me hace falta lavarla una vez a la semana en el programa delicado.

De momento es lo que os puedo contar sobre el Zero Waste en mi vida. ¿Vosotros lo seguís? ¿Alguna recomendación? 🙂

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s